Archive for the ‘Series TV’ Category

h1

The Confession (2011)

28 febrero, 2012

posted by: pcastrillo

The Confession es una webseries estrenada en 2011 a través de Hulu, compuesta por 10 episodios de 6 minutos de duración. En mi caso, opté por ver el montaje completo de 60 minutos que se ofrecía en Netflix –ese fantástico servicio.

He aquí la premisa: un asesino a sueldo entra en una Iglesia Católica y se dirige al confesionario. Una vez allí, revela su profesión al sacerdote, así como su intención de asesinar a un hombre esa misma noche.

Toda la historia se desarrolla en torno a la pregunta por el pasado: ¿qué hay detrás de dos hombres tan diferentes entre sí? ¿Que les ha llevado a conectar de modo tan extraño en este confesionario? No puedo comentar mucho más, porque caería en los dichosos “spoilers” y no es mi intención. Merece la pena ver este pequeño trabajo, aunque a veces –como casi todo en esta vida– caiga en excesivas simplificaciones. The Confession se pregunta por  la naturaleza y el origen del mal; la culpa y el perdón y el castigo de vivir con las culpas perdonadas.

Me pregunto cuál es la impresión de la enseñanza católica que un no-Cristiano obtendría de esta historia. Es difícil de decir, porque carezco de esa “neutralidad”. Pero desde luego es un atrevido –y entretenido– ejercicio de reflexión que sigue una magnífica receta: bajo presupuesto; alto nivel de drama; excelentes actores.

h1

2011 apocalíptico

25 marzo, 2011

posted by: José Manuel López

Lo llaman modas, corrientes o tendencias en el cine. Y son aquellas temáticas que durante un periodo de tiempo generan una gran cantidad de películas, sobre todo en el circuito comercial a nivel blockbuster. Es decir, aquí no juega cualquiera. Hay que tener una buena idea, llevarla a cabo y, sobre todo, dinero para darla a conocer. Son tendencias temáticas que se sustituyen unas a otras en el tiempo, de forma ordenada y cíclica, de tal forma que incluso puede hallarse cierta línea cronológica en la explotación del tema de éxito.

En el mundo del cine es muy frecuente, y se han visto de todo tipo: desde el renacimiento del (spaghetti) western, la moda de los vampiros… y este 2011 es sin duda tiempo de invasiones extraterrestres. Les guste o no, las majors de Hollywood están apostando por esto y tienen a decenas de guionistas conquistando y destruyendo mundos en miles y miles de hojas en blanco. La más conocida es, sin duda, Battle L.A.

Y esto también ha calado en la pequeña pantalla, donde tenemos un nombre propio por encima de todos: Steven Spielberg. El rey Midas ha apostado por la televisión para llevar a cabo dos proyectos: Terra Nova y Falling Skies. Aunque la primera está generando mucho ruido, he podido saber que Falling Skies promete ser uno de los estrenos estrella de esta temporada. Ya están creados los grupos para los seguidores en Facebook y Twitter y el site en España de la serie donde puede se puede ver el trailer y leer el webcomic.

La diferencia que me ha llamado la atención de esta serie es que no se centra tanto en la invasión como en el después, en la forma en que los supervivientes tienen que avanzar en un mundo consumido y aún expuestos al peligro (todo ello con el ‘toque Spielberg‘, que no deja nada al libre albedrío a pesar de ser ‘solo’ productor ejecutivo). Tiene una aire a Walking Dead con una importante presencia de la ‘infancia’ tan característica del cineasta americano.

Una serie a tener en cuenta a partir de su estreno en Junio en TNT.

h1

El espectador camina hacia el 3.0. ¿Y la televisión?

27 febrero, 2011

posted by: José Manuel López

Primera obviedad: el mercado audiovisual y su industria – el modelo de negocio que citaba Alex de la Iglesia es su discurso durante los premios Goya – está cambiando de forma natural. Segunda obviedad: este avance social y tecnológico -potenciado por las mismas herramientas que permiten la venerada globalización- no va a detenerse mediante medias tintas legislativas.

Se trata de adaptarse o morir… algo también aplicable a la ficción televisiva.

El objetivo final de todo esto sigue siendo el mismo: contar historias. Sin embargo, a día de hoy no basta con producir una película o presentar el programa de emisión de una serie en la pequeña pantalla. Es necesario crear una experiencia alrededor, de tal forma que la misma serie sea un pilar –no siempre el más importante – en torno al proyecto. Contar historias es compartirlas, y compartir es sin duda el término estandarte en este auge brutal de las redes sociales. La gente no va al cine porque está sentada enfrente de un ordenador, explicaba el ex presidente de la Academia. La gente descarga series de televisión por el mismo motivo: porque no quiere horarios impuestos; porque muchas de ellas no están disponibles en España. Porque los espectadores quieren ver más, donde sea y en cualquier momento. Disponibilidad y rapidez. Porque quieren compartir esa experiencia (Miso).

Tercera obviedad: las redes sociales son el catalizador, propulsor, dinamizador y contenedor de lasexperiencias audiovisuales. Hay que estar en ellas, involucrar, fidelizar, provocar el feedback. Las historias que se narran en televisión tienen que salir de la pantalla y adentrarse en el mundo real.

Experiencia = Historia + Real Time (Internet) + Interacción/participación (Redes) + compartir + Transmedia

¿Cuál es el secreto del éxito? Lost es el ejemplo de la mayor experiencia audiovisual de la historia. J.J. Abrams es de por sí, una marca. Como lo es Oprah. El éxito personalizado, el referente a la hora de ambientar una serie más allá de la pequeña pantalla. Sin embargo, no todas sus series han triunfado – ni se han mantenido en antena – como Perdidos. El secreto es que nadie conoce la receta mágica.

Nadie sabe nada.

(SEGUIR LEYENDO)

Read the rest of this entry ?

h1

Escribir en serie

20 diciembre, 2010

posted by: José Manuel López

Ahí tienen a uno de los gurús televisivos de este siglo. Creador de Alias, co-creador de Lost y Fringe, entre otras. Productor, guionista, director, compositor (e incluso actor)… uno de esos genios capaces de movilizar millones de personas en torno a una historia, durante años, mientras se rebanan los sesos en la construcción de otra.

No hay que ser JJ Abrams para entender -y apreciar- que una (buena) serie, se construye a través de los personajes que actúan en torno a ella. Siendo las tramas, por tanto, vehículos que conducen a los mismos protagonistas a profundizar en la propia historia. No es de extrañar, por tanto, que series como Dexter o The Shield (esa ambigüedad moral tan atractiva) triunfen como lo han hecho. O que Boardawalk Empire sume tantos puntos no sólo gracias al cuidado estético de la serie, sino también a quienes la están representando. Y qué decir que una serie como The Walking Dead ha conseguido destacar dentro de su género (véase, Dead Set) porque pretende rebuscar en las mismas entrañas de los supervivientes para ambientar el caos en el que se desenvuelven. Hay vida más allá de las vísceras.

Aunque el caso más ilustrativo es House: un personaje que levanta una serie durante 7 temporadas. O la alguna vez comentada Misfits: Nathan, uno de los jóvenes problemáticos, sostiene la 1ª temporada. En la comedia puede aplicarse lo mismo: The Big Bang Theory (incomprensiblemente menospreciada por algunos bloggers) y que se sostiene gracias a la brillante actuación de Jim Parsons. Y Modern Family, con su actuación coreográfica. ¿Y qué serían las anécdotas de How I met your mother sin Barney Stinson?

Aunque tengas una idea brillante (Flashforward), esta tiene que estar sujeta y estructurada en los protagonistas que la llevan a cabo. De ahí el éxito de Perdidos. De ahí las dudas con The Event. De ahí que Supernatural siga al pie del cañón: Dean y Sam siguen siendo los mismos que en la 1ª temporada, y sin embargo, en la 6ª, hayan evolucionado en cierta manera. Siendo los mismos, pero al mismo tiempo no siéndolo. Igual que el doctor House, entre el amor de Lisa Cuddy y su filosofía vital. Y como, espero, promete ser Terriers.

Con todo el respeto hacia las series de acción -Nikita- o de puro entretenimiento -Castle, Medium- una serie construida desde los personajes es una apuesta segura. HBO mediante, claro.

 

h1

II Festival de series: canales temáticos, promos y una decepción

25 octubre, 2010

posted by: José Manuel López

Los Ángeles, mayo de 2004. En el Screenplay anual para el mercado internacional de series de televisión se reúnen las Majors, distribuidoras y compradores de los principales canales internacionales. Sólo se habla de una serie que más tarde creará un referente en la ficción audiovisual mundial y terminará haciendo historia. La lucha fue bestial hasta que FOX pudo hacerse con ella. En palabras del director de programación de AXN: “Tengo la fecha grabada en la memoria. En lo que a nosotros respecta, el 4 de abril de 2005 nace FOX con Perdidos”. Otra serie pasa sin pena ni gloria por el evento y quienes ven su piloto, no se deciden a comprarla. Es entonces cuando, de nuevo FOX, hace algo hasta entonces nunca visto en aquel entonces: se hace con un pack de series junto con la exitosa creación de JJ Abrahms. Ese lote incluye Anatomía de Gray, Mujeres desesperadas y esa serie por la que nadie quiso apostar. Esa serie que se llama House.
Poco tiempo después otra adquisición está en boca de todos. Los canales pugnan entre sí (al parecer, con métodos parecidos a los de una subasta), pero es AXN quien convence para cerrar el trato. Se frotan las manos, han vencido. Flashforward es suya. Tras su desaparición, 22 capítulos y una maraña de contradicciones culturales (que llevó a interrumpir la serie durante meses, como es habitual en USA, pero no tanto en España) y quiebros guionísticos después, el director de programación de AXN vuelve a ser rotundo: “Flashforward no fue una mala inversión. Nos volvió a poner en órbita”.
Ahora, el 5 de noviembre de 2010 FOX estrena Walking Dead, una serie “que guarda ciertas similitudes con Perdidos, ya que hablamos de un grupo de supervivientes en un ambiente hostil.” ¿Tendrá éxito? ¿Volverá FOX a salirse con la suya?

La corta vida de los canales temáticos desde su nacimiento en 1998 no ha sido un camino para nada sencillo. La generalización de contenidos en Internet y el desarrollo de la TDT “hacen peligrar el futuro de la televisión temática en España”. Así de claro lo anunciaban los directores de programación de Fox, Canal+, AXN, Paramount Comedy y Cosmopolitan TV en una charla coloquio del II Festival de Series al que acudí el jueves por trabajo y placer. “Antes se podía esperar por si la serie triunfaba en USA. Ahora, debido a la piratería y a la feroz competencia es un hecho imposible” subrayaban. Aunque si bien es cierto que las Majors necesitan el dinero internacional (un 60% de los ingresos provienen del mercado americano y el 40% restante del mercado internacional), también lo es que, por si fuesen pocos los riesgos en cuanto a las audiencias, cabe le riesgo añadido de que la TDT está progresivamente imitando el modelo de programación de los canales temáticos. Y el holdback (periodo de tiempo en que ningún otro medio puede emitir la serie de tu canal) es lo poco que mantiene a estos canales del desastre.

Por otra parte, ser programador también tiene su miga. Debes pensar fundamentalmente en tres cosas: línea editorial del canal, audiencia y presupuesto. Una serie que, por ejemplo, encaje dentro de los parámetros de Fox puede que no tenga cabida en Cosmopolitan y su target esencialmente femenino (¿Que por qué este canal no tiene Anatomía de Gray o Mujeres desesperadas? Presupuesto). Además, deben conocer el mercado en profundidad y todas las producciones y variedades englobadas dentro de las series principales, Mid Season y las series de cable. Y después, viajar una vez al año a L.A. para visionar entre 60 y 70 pilotos en pocos días para hacer una inversión millonaria de la que más tarde serás responsable, teniendo en cuenta que un capítulo de una serie americana puede costar hasta 8 veces más que uno de nuestra producción nacional (eso sin contar, por ejemplo, los 20 millones por capítulo de The Pacific). Una apuesta segura, insisto, si no se tratase del mercado en el que hablamos. Un juego de ofertas y demandas en el que debes estar pendiente, además, de todas y cada una de las variables del éxito. Entre otras, con quién compite y detrás de qué serie se encuentra tu apuesta para la temporada.

Sin embargo, además de la parte que corresponde al presupuesto, ¿por qué triunfan más las historias del otro lado del charco? “Se escribe mejor en USA porque se reescribe mucho y se trabaja en equipo” afirman al unísono los ponentes. Aunque no nos llevemos a engaño: el 50% de las series en USA se han cancelado. Y eso es mucho trabajo, esfuerzo y dinero. “Ya nos gustaría muchas veces ser un Brandon Tartikoff”.

Por cierto, según el director de programación de Canal+ el mejor libro sobre cine lo ha escrito William Goldman y se titula: Las aventuras de un guionista en Hollywood.

Dos buenas series y una decepción….

Al día siguiente, nueva charla con algunos directores de marketing (caras conocidas del día anterior, poca asistencia) de las principales cadenas temáticas. Y hoy sí estaba TNT aunque, como el resto, nos vendió sus series a base de promos. Eso sí: me quedo con las expuestas por Paramount Comedy intercaladas en una fantástica exposición de cómo vender comedia. O cómo vender Breaking Bad… utilizando comedia.

Read the rest of this entry ?

h1

Hemos vuelto… sin habernos ido

13 octubre, 2010

posted by: José Manuel López


Antes de nada, sentimos la irregularidad de nuestras entradas. Qué le vamos a hacer, la vida misma. Por cierto, Alfonso Díaz está dando que hablar últimamente con esto, ¿qué os parece? Además tenemos dos cortometrajes patrios nominados a los Oscar 2011:

Porque hay cosas que nunca se olvidan (Dirigido y producido por Lucas Figueroa)

El vendedor del año ha sido, además, ganador del festival de Pamplona entre otros muchos premios. Y de momento, sólo he podido hacerme con el tráiler.

Por cierto seriéfilos, no sé si tenéis en vuestras agendas la nueva apuesta de TNT en España: The Event. Pero, aquí, estaremos al tanto. También de la nueva panacea adolescente llamada Vampire diaries. Y hablaremos a fondo de los remakes de Nikita y Los visitantes. Y sin dejar de lado otras que han vuelto, como la grandiosa Big Bang Theory o la especial (para mí, que tanto la he acompañado frente a la pantalla) Supernatural. Hoy, en la transición al mundo de los vivos -otra larga historia-, me han hablado de otras como The officeParks and Recreations, ‎30 rock… ¿alguna recomendación? Hablemos de las triquiñuelas de sus guionistas, o de la supervivencia de las mismas más allá de un par de temporadas… o del recuerdo de Lost.

Seguro que os gusta el guión. El cine. La televisión. ¡Habladnos vosotros de ello!

h1

Hablando de revolución

16 julio, 2010

posted by:José Manuel López

La semana de San Fermín, para quien nunca la haya vivido, ha sido más que intensa. Porque, además de las consecuentes actividades nocturnas, también lo ha sido cinematográficamente hablando: Knight and day (patética, pero comestible)Unthinkable (interesante aunque superficial), The invention of Lying (cine propaganda)Repo men (decreciente)The book of Eli (decepcionante)Daybreakers (una más en la moda vampírica), Shutter Island (magnífica),  Solomon Kane (comida basura)Legion (más comida basura),  Law Abiding Citizen (lo que podía haber sido…) y The Wolfman (decepcionante).

Por otra parte, para superar mi adicción a The Shield comencé a inyectarme otra droga si cabe más potente: Entourage. Grandes dosis diarias para ponerme al día. Del triunfo de ambas historias hablaremos otro día, en el que también incluiré una tercera: Mad men. Y las que que tengo en pendientes… 

Sin embargo, lo interesante viene de las revisualizaciones. Además de volver a disfrutar con Zombieland -el triunfo de los gags-, me tragué con buena gana (y por tercera vez) las trilogía de Matrix. Esta vez, con dos conclusiones. La primera, que mantengo desde el principio, es que el orden de las películas es el orden de su calidad narrativa: la última película no puede ni compararse con la primera, mucho mejor y con una historia más cuidada. Sigo sin entender las críticas hacia los hermanos Wachowski.

Y con la segunda, deducida en uno de mis pocos días lúcidos, vengo a decir más o menos que Matrix ha revolucionado la forma de hacer cine más y mejor que los avatares de James Cameron. Visualmente cada ambas juegan sus bazas (hablé hace algún tiempo del timo del 3d). Incluso las piruetas de Neo y Trinity nos asombraron más que la isla colgante de Pandora. Pero si alguien sabe vender algo ese es el director de Titanic y, a estas alturas, nadie duda ya de que sea un genio. Y narrativamente - lo que importa – en referencia a la estructura de la historia, creación del guión, desarrollo de los personajes, tema o concepto y la evolución de los acontecimientos, creo que no hay comparación posible. Insisto, hablo de la primera película. Matrix es una obra más completa, que cumple los que pueden entenderse como dos requisitos principales de cualquier creación artística: entretener y provocar reflexión/aprendizaje.  Avatar cumple la primera con creces y suple la segunda con un manantial de emociones y planos sentimentales. Matrix se atreve con el tema más grande – la propia existencia – y a su alrededor enrolla todo lo que atañe a la propia vida: desde asuntos universales hasta conceptos ordinarios. Y lo hace sin descuidar a los personajes, que avanzan en cierta medida por encima de los propios actores. No olvidemos que ambas historias se basan en tramas de acción, por mucha filosofía que las impulsen.

Ale, ya me he quedado a gusto.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 96 seguidores