Posts Tagged ‘Inglorious basterds’

h1

Oscar® 2010: … y el después.

8 marzo, 2010

posted by: pcastrillo

Llegó el después: una pena, porque el ambientillo previo a este tipo de ceremonias es muy divertido. A pesar, claro está, de esa molesta “excitación obligatoria” que intentan generar los presentadores de las televisiones norteamericanas. Si recuerdan, mi previsión no fue tan mala: acerté 2 de 7, y eso es más del 2% prometido… De todos modos, si quieren consultar el palmarés, acudan directamente a la página oficial de los Oscar®, que ofrece la información más completa (brillante idea, por cierto, la de emplear una ThankYou Camera). De todos modos, para ahorrar trabajo, aquí queda una selección de los mejores discursos de agradecimiento: Best Acceptance Speeches.

Pero hablemos en serio; aquí van -si siguen leyendo- mis conclusiones y comentarios:

Read the rest of this entry ?

h1

Guiones para el Oscar®

1 marzo, 2010

posted by: José Manuel López

Una de las cinco ramas originales simbolizadas en el carrete sobre el que se asienta la ansiada estatuilla es la de los guionistas: el gremio “maldito” de la industria.  Los creadores de historias,  verdaderos autores de lo que narrado, generalmente sometidos a la oligarquía del cómo se cuenta. Históricamente menospreciados y degradados a la categoría de “profesión menor” no han sido pocas las ocasiones en las que se han rebelado contra el orden establecido a través de huelgas como la proclamada el 5 de noviembre de 2007 y que congregó a más de 12.ooo escritores.

Sin embargo, no hay nada como una lujosa gala para reconciliar al personal.

Hace unos días vimos como el Goya al mejor guión original fue a manos de Mateo Gil y Alejandro Amenabar por Ágora, una obra que guarda más semejanza acon un documental o pieza histórica de autor que con un drama propiamente dicho (por la cantidad de temas que pretende abarcar, por su discurso visual, por la planicie de sus personajes). Supongo que la magnitud de la producción exigía el premio. No así con Celda 211, excelente adaptación de la novela homónima de Francisco Pérez Gandul, que recibió la estatuilla por mejor guión adaptado.

2010, nominados al Oscar® por guión

La elección de este año parece justa -aunque nunca llueve a gusto de todos- y compiten películas de gran calidad elaboradas a partir de historias diferentes en cuanto a tema, género e incluso medio artístico para llevarlas a pantalla (animación).

Con todo, el denominador común es la calidad (MÁS):

Read the rest of this entry ?

h1

Coronel Hans Landa

12 febrero, 2010

posted by: José Manuel López

A Quentin Tarantino se le pueden reprochar muchas cosas: violencia explícita, enaltecimiento del criminal como protagonista de sus historias, uso frecuente del lenguaje soez y barriobajero, exceso de diálogo en sus películas, abuso dramático del silencio, la pausa y las conversaciones triviales en la exposición del tempo… y todas son ciertas. Mi compañero Guillermo le cita como un maestro de la técnica cinematográfica (añadiría también de la narrativa) y sitúa a la escena inicial de su última película como ejemplo de generar tensión. Sin embargo, el cinéfilo director destaca además por su excepcional mano en la creación de personajes, aspecto del guión – de las historias que nos hace llegar - al que más tiempo y esfuerzo dedica. “Mis personajes hacen la historia, tienen vida propia, evolucionan” ha dicho en más de una ocasión. Unos personajes que se expresan e interactúan  y, a su vez,  nos da a conocer a través de las conversaciones banales del día a día. Y se está perfeccionando.

Tanto, que su creación más completa ha logrado una de las mayores simbiosis actor-personaje que un servidor recuerde. Un antagonista que adquiere el protagonismo absoluto; un psicópata con el que el público empatiza de forma natural; un hombre malo al que le coges cariño. Algo realmente complicado, y admirable. Su nombre es Hans Landa, Standartenführer, oficial del  servicio de inteligencia de las SS y el partido nazi. Veterano de la primera guerra mundial apodado “the Jew Hunter”. Un hombre de modales exquisitos, cortés y educado, de buena presencia y dotado de una gran inteligencia y una perspicacia igualmente abrumadora. Sin un atisbo de piedad, humanidad o compasión; libre de cualquier ideología o afecto, frío y calculador, meticuloso, el coronel está simplemente… loco. Un malvado genio desequilibrado que vive inmerso en un complejo de superioridad insultante. Un Christoph Waltz  pletórico.

Véanle en acción en una de las escenas más tensas de la película.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 98 seguidores